meditarMeditación y la vida del hombre espiritual

La Meditación es la práctica más sutil de la Filosofía Yoga.

Es algo sumamente importante y bello cuando el hombre verdaderamente comienza la práctica espiritual en su vida cotidiana. Cuando el individuo empieza una actividad espiritual. La misma vida comienza a brindarle algo muy distinto, algo muy especial. Y es natural, porque la espiritualidad es la esencia de la vida del hombre.

Se inicia la vida espiritual cuando el ser humano comienza a comprender algo, qué es el espíritu y por qué el espíritu es como la fuente de la vida del hombre.  Se sabe muy bien que desde épocas remotas, las personalidades más destacadas en la historia de la humanidad siempre fueron hombres espirituales, santos. Se nota que sólo aquellos hombres santos, a través de su propia experiencia influencian e impactan fuertemente tanto en la mente como en el corazón de cada ser humano.

En el mundo actual hacen falta esos hombres, es decir que necesitamos más personas que puedan entregarse al sendero espiritual para salvar a la humanidad de todas las condiciones negativas que la rodean. La salvación del individuo, de la familia, de la sociedad, del mundo, depende del desarrollo espiritual.

El hombre necesita la orientación de un Maestro Espiritual que, a través de su propio desarrollo y experiencia como base, pueda orientar al discípulo que ya está encaminado en el sendero espiritual.

Cualquier duda que surja, en cualquier momento, el Maestro da la orientación apropiada para que el discípulo permanezca con más seguridad, más confianza y más honradez en el sendero espiritual.

Si el discípulo no tiene un Maestro que lo oriente, se puede despistar y confundir por falta de una buena orientación.

El propio individuo que inicia su práctica en el sendero espiritual tiene que esperar unos meses para comenzar a acostumbrarse al funcionamiento de su propia mente en los niveles más sutiles.

Si el hombre no ésta consciente es porque está dormido, y salir de ese estado de sueño profundo no es posible sin la guía de un Maestro Espiritual.

Hay que tener la paciencia para entrenar la mente y sólo en el sendero espiritual el hombre comienza el proceso de entrenar su mente, que es tan rebelde.

Por esa razón la técnica del Mantra Yoga Meditación que nosotros enseñamos es muy sutil, es decir que es una técnica mental, no vocal; individual, no pública. Cuando la técnica es más privada, particular y personal, y en base al nivel de evolución de cada individuo, al aplicar la técnica según la enseñanza que ofrecemos al público inmediatamente el hombre comienza a alcanzar profundidades y cambios más rápidos.

Al incorporar esa técnica a su vida cotidiana el hombre logra el estado de iluminación de forma automática, y cuando alcanza eso inmediatamente comienza a comprender las actividades o acciones mentales y físicas que le llevarán a conocer la teoría del Karma y como dicha teoría tiene influencia en su vida. Cómo él puede utilizar esa misma ley Kármica para mantenerse en el sendero espiritual